Avina y sus aliados buscan favorecer la reorganización de la industria
del reciclaje a fin de generar un trabajo digno y económicamente
rentable para más de dos millones de recicladores.

Reducir, reutilizar, reciclar:
¿Quiénes son los protagonistas?

En los países en vías de desarrollo, millones de recolectores de materiales reciclables ―papel, cartón, vidrio, metal y plástico― salen a las calles diariamente para obtener de la recuperación de los residuos, el sustento para ellos y sus familias.

En toda América Latina los recicladores de residuos son protagonistas y figuras clave en el proceso de reciclaje. Sin embargo, en su mayoría carecen de estructura organizativa, reconocimiento formal y derechos legales, aunque gracias a su determinación y al poder de la unión, la situación ha comenzado a cambiar a su favor.

El reciclaje contribuye a la preservación y uso racional de los recursos naturales, a la creación de valor económico y a la disminución de desperdicios, lo que a su vez repercute en la reducción de la contaminación ambiental. A pesar de su valioso aporte, los recolectores de residuos son trabajadores excluidos de la sociedad, con escaso poder político y económicamente vulnerables.

 

Reconocer, estimular y fomentar el trabajo de los recicladores

Para Fundación Avina existen soluciones sostenibles y replicables que pueden ayudar a mejorar las condiciones de dos millones de recicladores en América Latina. Con el apoyo de nuestros aliados queremos favorecer la reorganización de la industria del reciclaje a fin de generar un trabajo digno y económicamente rentable para los recicladores. Buscamos además maximizar los beneficios para el ambiente y la sociedad en general, a través de acciones conjuntas entre el sector público, las empresas y los propios recicladores.

La estrategia que Avina ha desarrollado junto a sus aliados se basa en 1) promover la generación e implementación de políticas públicas y marcos normativos que reconozcan y fortalezcan el papel de los recicladores en sistemas sostenibles de gestión de residuos; 2) fomentar cadenas de valor del reciclaje y poner especial énfasis en la administración y manejo de organizaciones productivas de recicladores desde la perspectiva de la responsabilidad social, los negocios inclusivos y la nueva economía, y 3) estimular el desarrollo del liderazgo y la organización de los recicladores sobre la base de establecer asociaciones para el bien común.

 

Transformación del mercado del reciclaje

Fundación Avina y sus aliados entienden que la gestión de los residuos en América Latina no está siendo todo lo efectiva que podría ser. Esto se percibe en la exclusión social e informalidad de los recicladores, en la contaminación medioambiental, en la ausencia de una estandarización y reglamentación para la implementación de políticas públicas, en la falta de información de mercado y transparencia en la cadena de reciclaje, y en la carencia de una debida coordinación.

Ante esta situación, en mayo de este año se presentó oficialmente la “Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo”, un programa que busca integrar a los recolectores informales de residuos al mercado del reciclaje. La Iniciativa tiene como objetivo generar un impacto sistémico en la cadena de reciclaje de la región para mejorar la calidad de vida de los recicladores y de sus familias, incrementar la participación del sector privado en el mercado del reciclaje, y obtener un impacto en las políticas públicas.

Esta plataforma de articulación de actores interesados en la gestión de residuos, reciclaje e inclusión social de los recicladores fue diseñada por Fundación Avina, el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) ― miembro del grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ―, tiene la participación de la división de Agua y Saneamiento del BID y The Coca-Cola Foundation, y cuenta con el apoyo de Bill & Melinda Gates Foundation. La “Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo” está planificada para desarrollarse en los próximos cuatro años, y cuenta con un compromiso de inversión de los socios por un total de 8,4 millones de dólares.

 

 

En Brasil, la recolección de materiales reciclables es una actividad
reconocida como valiosa y digna de apoyo gubernamental.
En el país hay 500 cooperativas de recicladores que agrupan a
más de 60.000 personas.

Una idea transformadora que comienza en Brasil

El Movimiento Nacional de Recicladores de Material Reciclable (MNCR) de Brasil inició durante el gobierno del presidente Luis Inácio Lula da Silva, varias negociaciones para que se tomen medidas que incentiven a las empresas a trabajar de forma conjunta con las organizaciones de recicladores en el procesamiento de residuos. En el contexto de la implementación de la nueva política nacional de residuos sólidos, la presidenta actual de Brasil, Dilma Rouseff, promulgó en noviembre del 2011 un decreto que ofrece la posibilidad de una deducción del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) a aquellas empresas que utilicen, como materias primas o productos intermedios, residuos adquiridos directamente de las cooperativas de recicladores.

Fundación Avina apoya la acción del MNCR desde el 2003 y ha concentrado esfuerzos y recursos financieros para estimular la participación de los recicladores organizados en políticas públicas y de logística inversa.

 

 

Juan Aravena, gerente de la Cooperativa de Recicladores
(CREACOOP) de Chile, es uno de los millones de recicladores
de América Latina que contribuyen a  la creación de valor
económico y a la disminución de desperdicios.

El reciclaje inclusivo cobra impulso
en Chile

Desde mediados del 2010, el Gobierno de Chile inició una nueva tendencia en política pública de gestión de residuos, al invertir un total de 900.000 dólares en iniciativas de reciclaje inclusivo en dos regiones y 25 comunas del país. Con el doble objetivo de disminuir los residuos y generar mecanismos efectivos de inclusión de los recicladores de base en la gestión sustentable de residuos, estos recursos permitirán desarrollar planes locales y provinciales que contarán con la participación de cerca de 2.000 recicladores organizados de la Región Metropolitana y la Región de Antofagasta, quienes verán formalizado y mejorado su trabajo.

Desde el 2008 existe en Chile el programa público “Manejo Integral de Residuos Sólidos”, fruto de un contrato de préstamo entre ese país y el Banco Interamericano de Desarrollo, ejecutado por la Subsecretaría de Desarrollo Regional del Gobierno. Si bien su objetivo es “proveer soluciones para el manejo de residuos sólidos domiciliarios”, hasta el 2010 había sido utilizado exclusivamente en inversiones para el mejoramiento de infraestructuras y equipamiento para la disposición final de residuos.

Las primeras tres inversiones públicas importantes en el ámbito del reciclaje fueron presentadas por la asociación de municipios Santiago Recicla, la municipalidad de La Reina y la de Antofagasta. Estas inversiones han financiado dos estudios de prefactibilidad e inversión en infraestructura, todos con componentes de inclusión de recicladores de base organizados.

Este es un resultado de los esfuerzos de posicionamiento e incidencia que desde el 2008 lleva a cabo el Movimiento Nacional de Recicladores de Chile A.G. (MNRCh), en alianza con Fundación Avina y una serie de organizaciones, instituciones y empresas. Avina apoyó el trabajo de posicionamiento de la agenda de reciclaje inclusivo en Chile y de incidencia del MNRCh, su fortalecimiento gremial, la ampliación y diversificación del capital social en torno a esta agenda y su posicionamiento en los medios.

 

Nuestros principales aliados continentales y coinversores para esta oportunidad son:
  • Bill & Melinda Gates Foundation: inversión conjunta de cinco millones de dólares en cinco años para iniciativas en América Latina y el Caribe, entre las cuales se busca fortalecer al Movimiento Latinoamericano de Recicladores.
  • The Coca-Cola Foundation, el BID, el Ministerio de Desarrollo Social y Combate al Hambre de Brasil y la Organización Intereclesiástica de Cooperación al Desarrollo (ICCO): inversión conjunta de 7,9 millones de dólares en cuatro años para el programa “Cata-Ação” de Brasil.
  • Pepsico, el BID y la Fundación Trabajo y Desarrollo Humano (TDH): inversión conjunta de 1,1 millones de dólares en tres años para el programa “Inclusión Socioeconómica de los Recolectores de Materiales Reciclables” de Argentina.
  • Danone (Fondo Écosysteme): inversión conjunta de dos millones de euros en dos años para el programa “Cartoneros: Reciclaje Inclusivo” de Argentina.
  • El BID, The Coca-Cola Foundation y Bill & Melinda Gates Foundation: inversión conjunta de 8,4 millones de dólares en cuatro años para el programa “Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo”.