La creatividad y la innovación para cerrar la brecha de productividad

América Latina es el continente con mayor desigualdad del planeta. En la actualidad, según el Banco Mundial, 80 millones de personas en la región viven con menos de un dólar por día.


 

Las micro, pequeñas y medianas empresas generan el 70% de los
empleos en América Latina. Avina y sus aliados creen que es posible
mejorar la calidad de vida de millones de latinoamericanos a través
de la expansión de mercados inclusivos.

Parte de la solución para revertir esta situación es promover un crecimiento en la productividad regional que dé paso a oportunidades económicas concretas para la población con menos recursos, y ayudar a mejorar su calidad de vida a través de mecanismos de mercado. Si bien actualmente las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) generan 70% de los empleos en América Latina ―así como buena parte de la renta de esta población―, un alto porcentaje de ellas se caracteriza por la informalidad o el “emprendedurismo de sobrevivencia”, lo que obstaculiza el crecimiento de muchas familias trabajadoras. No es suficiente con buscar un “crecimiento económico”; además hay que enfocarse en la calidad de este crecimiento y en su capacidad de generar beneficios para aquellos que están habitualmente excluidos. ¿Cómo se pueden generar condiciones de mercado que fomenten la inclusión económica de los más necesitados?

Los negocios inclusivos son iniciativas económicamente rentables, y ambiental y/o socialmente responsables, que utilizan los mecanismos del mercado para mejorar la calidad de vida de las personas de bajos ingresos a través del estímulo a la participación en todas las fases de la cadena de valor. Los negocios inclusivos son un medio de sustento para aquellos que viven en la base de la pirámide, y una alternativa viable y eficiente como complemento a la asistencia tradicional de los Gobiernos, ayudas y filantropía. Los negocios inclusivos en América Latina tienen la oportunidad excepcional de brindar a las familias de bajos ingresos un mayor acceso a productos y servicios que mejoren su calidad de vida. De hecho, la creación de un mercado inclusivo y ambientalmente sostenible podría representar una gran ventaja competitiva para la región.

 

Emprendimiento, inversiones de impacto y desarrollo de negocios

Avina y sus aliados creen que es posible mejorar la calidad de vida de millones de latinoamericanos a través de la expansión de mercados inclusivos, demostrando que es posible generar riqueza con equidad y hacerlo de manera acelerada, innovadora y sostenible. Avina busca mejorar la creación y expansión de negocios con un enfoque de triple resultado ― económico, social y ambiental ―, de manera que los mercados inclusivos se conviertan en una fuerza importante en la economía de América Latina.

Para fomentar un mercado inclusivo en el continente latinoamericano, Avina trabaja en tres líneas: la estimulación de una cultura emprendedora y de un entorno propicio para su éxito; la creación y fortalecimiento de diversos instrumentos de inversión, conectando a emprendedores de alto potencial con estas oportunidades de financiamiento, y la articulación de alianzas y redes de colaboración que brinden servicios de incubación, aceleración y capacitación a emprendedores de manera que puedan mejorar su competitividad.

En cada línea Avina trabaja como un articulador, coinversor y facilitador, empleando sus recursos, conocimiento, presencia local y relaciones con miles de aliados, para incubar y vigorizar mercados inclusivos a nivel nacional y regional.

 

 

Artesanas de Kiej de los Bosques, una de las nueve empresas
impulsadas por Ágora, diseñan, desarrollan y venden sus productos
internacionalmente.

Capacitación y promoción de pequeños empresarios

Con el fin de impulsar la actividad empresarial en países con extrema pobreza y entornos de alto riesgo, y elevar el nivel de las pequeñas empresas de modo que puedan acceder al capital que necesitan para acelerar su crecimiento, uno de nuestros aliados, Ágora Partnerships, ha creado un programa llamado La Aceleradora.

Al concluir el 2011, Ágora terminó la primera ronda de aceleración del crecimiento de negocios con nueve empresas de América Central, cuyos directivos recibieron 150 horas de capacitación a cargo de consultores especializados y asesoramiento legal continuo por parte de profesionales de KPMG. Estas empresas generan empleos directos para más de 300 personas y obtuvieron más de 2,5 millones de dólares en ventas en el 2011.

Durante ese mismo año, Ágora trabajó identificando las debilidades de estas nueve empresas con el objetivo de fortalecerlas y prepararlas para recibir fondos de inversión. En el primer semestre del 2011, Ágora realizó la Primera Conferencia de Inversores de Impacto en Nicaragua, y en 48 horas fueron beneficiadas cinco empresas, las que se capitalizaron con un monto total de 3,5 millones de dólares.

Kiej de los Bosques es una de las nueve empresas aceleradas por Ágora y tiene como objetivo diseñar, desarrollar y vender internacionalmente productos que, a través de su marca Wakami, cuenten historias de Guatemala. Los productos son elaborados por mujeres del área rural de Guatemala, combinando las destrezas ancestrales con las últimas tendencias de la moda. Hoy la empresa tiene 14 empleados permanentes, 264 proveedoras y paga 10% más que el salario mínimo establecido. Después de diez meses de aceleración de la mano de Ágora, la facturación de ventas en octubre significó 111% más que la meta establecida.

Fundación Avina integra el comité de inversión del programa La Aceleradora de Ágora junto a Central America Leadrship Initiative (CALI), Appropriate Infrastructure Development Group (AIDG), y The Unreasonable Institute: Avina donó el capital semilla para este programa.

 

Estimulación de una cultura emprendedora

Con el objetivo de estimular una cultura emprendedora, el Gobierno de Chile ha buscado aumentar la competitividad para la creación de micro, pequeñas y medianas empresas.

La promulgación de la ley 20.494 impulsada por Avina y sus socios, y patrocinada por el Ministerio de Economía de Chile, reduce de 22 a siete días el proceso de tramitación para la creación de una empresa, y considera una rebaja de 27% en los costos de creación de una empresa cuyo capital sea inferior a 200.000 dólares. Con esta disposición, el Gobierno de Chile apela a la confianza de las Mipymes y reduce el tiempo y costo de las transacciones al exigir a los municipios entregar de manera inmediata la patente para estas empresas, al Servicio de Impuestos Internos autorizar de forma inmediata el uso de facturas y, al Diario Oficial, publicar gratuitamente la creación de las Mipymes.

Antes de la promulgación de esta ley, el contribuyente debía esperar un promedio de 14 días para que la municipalidad verificara las condiciones de funcionamiento al domicilio del contribuyente; el Servicio de Impuestos Internos tenía un plazo de 16 días para verificar las actividades del contribuyente y otorgarle un número de identificación, y además, la persona interesada debía pagar 150 dólares por la publicación en el Diario Oficial, independiente al tamaño de su empresa.

Avina, junto con la organización Acción Emprendedora, detectó la oportunidad para impulsar esta ley, financió el estudio que inspiró el proyecto de ley y realizó un seguimiento al proceso legislativo.

Nuestros principales aliados continentales y coinversores para esta oportunidad son: